Tratamiento del trastorno depresivo mayor en niñ@s y adolescentes

El trastorno depresivo mayor (TDM) en niñ@s y adolescentes es un trastorno común y discapacitante, a menudo recurrente, que persiste hasta la edad adulta y se ha asociado a disfunción familiar, social y escolar y a la conducta suicida.

El TDM en l@s adolescentes se caracteriza por la presencia de estado de ánimo bajo y/o irritabilidad la mayor parte del tiempo, acompañado de anhedonia, ideas de minusvalía y desesperanza; también afecta los hábitos de alimentación y del dormir.

Durante la etapa del diagnóstico y el inicio del tratamiento debe tomarse en cuenta que la familia, los compañeros y el entorno influyen de manera importante sobre la gravedad y la frecuencia de los episodios depresivos.

El tratamiento del TDM, como de otros padecimientos psiquiátricos de inicio en infancia y la adolescencia, debe ser integral y multimodal. La participación activa del niñ@, el/la adolescente y los familiares en la toma de decisiones para la implementación del tratamiento es fundamental para lograr un buen apego. Estudios recientes indican que 80% de los pacientes responden al tratamiento y 60% presentan remisión de los síntomas en los primeros seis meses.

Este tratamiento multimodal incluye:
– Tratamiento farmacológico
-La psicoeducación y la
– Terapia Cognitivo – Conductual (TCC )
son el tratamiento psicosocial de elección.

Los principales objetivos de la TCC incluyen: a) la reducción de la gravedad de los síntomas al mejorar la autoestima, b) aumentar la tolerancia a la frustración, c) aumentar la autonomía, d) incrementar la capacidad para disfrutar las actividades de la vida diaria y e) establecer buenas relaciones con los compañeros.

En el caso de los pacientes con ideas o conductas suicidas, el objetivo principal es controlar los síntomas que ponen en riesgo la vida o la integridad física del paciente y/o familiares. Los ensayos clínicos controlados han mostrado que la terapias cognitivo-conductual es eficacaz en el manejo de la depresión.

La terapia cognitivo-conductual (TCC) incluye el análisis cognitivo (reconocimiento de emociones, la relación de éstas con la conducta y el cambio de atribuciones cognitivas negativas) y las intervenciones conductuales (entrenamiento en habilidades sociales y la resolución de problemas), que se abordan a lo largo de 12 a 16 sesiones aproximadamente.

La eficacia y seguridad de un tratamiento farmacológico (antidepresivos) en este grupo de edad, así como el efecto de la psicoeducación y otras intervenciones psicológicas en el funcionamiento académico y social de l@s pacientes, son importantes en el tratamiento y seguimiento de los mismos para evitar las recaídas y complicaciones.

Fuente:
– Ulloa-Flores,R., Peña-Olvera, F., Nogales-Imaca,I. (2011) Tratamiento multimodal de niños y adolescentes con depresión. Salud Mental.34:403-407.

Elaborado por:

Berenice Candia

Terapeuta Infantil, Centro SEPIMEX (berenice@sepimex.com.mx)

El Maltrato Infantil: un problema social

Actualmente vivimos inmersos en un ambiente lleno de violencia, situación de la que desafortunadamente no escapan los niños. El maltrato infantil ha llegado a ser un problema que se incrementa en forma alarmante. Aun cuando no se tienen cifras precisas de la magnitud del mismo, se infiere que su presencia es cada vez más evidente. Por esto es necesario difundir el conocimiento sobre este problema en todos los ámbitos, con la finalidad de prevenirlo, identificarlo e iniciar su abordaje terapéutico temprano, evitando de esta forma las consecuencias y los efectos tan intensos que tiene sobre el ser humano.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) propone la siguiente definición: “Todo acto u omisión encaminado a hacer daño aun sin esta intención pero que perjudique el desarrollo normal del menor”; mientras el El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) define a los niños maltratados como: “Los menores de edad que enfrentan y sufren ocasional o habitualmente, violencia física, emocional o ambas, ejecutadas por actos de acción u omisión, pero siempre en forma intencional, no accidental, por padres, tutores, custodios o personas responsables de ellos”.

En el transcurso de los años y gracias a distintas investigaciones se ha dividido  al maltrato en físico, emocional y psicológico. La mayoría de las personas desafortunadamente conoce más y ha escuchado hablar acerca del físico, pero, ¿que hay del emocional y el psicológico?

El maltrato emocional se venido definido como una respuesta emocional inapropiada y repetitiva ante las expresiónes de emoción del niño y de su conducta, provocando un dolor emocional en ellos (ej. miedo, humillación, ansiedad, desesperación, etc.). Esto inhibe la espontaneidad de sentimientos positivos, provocando un deterioro de la habilidad para percibir, comprender, modular  y expresar apropiadamente las emociones, produciendo consecuencias graves en su desarrollo y en su entorno social y su relación con este.

Mientras que el maltrato psicológico se entiende como aquellas conductas persistentes e  inapropiadas (ej. violencia doméstica, insultos, actitud impredecible, mentiras, decepciones, explotación, maltrato sexual, negligencia y otras) que dañan o reducen el potencial creativo en las personas, asi como el desarrollo de facultades y procesos mentales del niño (inteligencia, memoria, reconocimiento, percepción, atención, imaginación y moral). En consecuencia este tipo de maltrato  imposibilita al niño a entender y manejar su medio ambiente, lo confunde y/o atemoriza haciéndolo más vulnerable e inseguro afectando su educación, bienestar general y vida social.

Existe una estrecha relación entre los diferentes tipos de maltrato y el desarrollo biopsicosocial del niño -como ya hemos visto- provocando principlamente: problemas escolares, tanto en el plano cognitivo como en el de la interacción social, alteraciones de la conducta manifestadas por agresión y retraimiento. Además de lo anterior el maltrato infantil también ha sido relacionado a: el consumo de sustancias tóxicas; delincuencia; criminalidad; suicidios, aspecto que también ha cobrado una mayor relevancia actualmente entre los niños y jovenes desde los 10 hasta los 18-19 años de edad; y el abuso sexual, que se ha  asociado a  problemas psicosomáticos,  alteraciones diversas del comportamiento sexual en personas que tienen antecedentes de abuso sexual en la niñez e incluso desarrollar trastornos de la personalidad más severos.

Es por ello que se debe apoyar al tratamiento de este que se ha convertido ya en un problema de indole social. Pensemos que se requiere de un tratamiento integral no sólo de la víctima sino también de su agresor y de la familia, para lo cual es necesario un equipo multidisciplinario que se encargue de esta problemática y aborde los aspectos biológicos, psicológicos y legales pertinentes.

La terapia está dirigida principalmente a reconocer el problema y establecer una adecuada comunicación entre los integrantes de la familia; para después modificar patrones de conducta de los padres sustituyendo practicas violentas de crianza por métodos positivos más efectivos y afectivos. Generalmente se propone como meta principal restablecer la integridad y el funcionamiento afectivo intrafamiliar, con objetivos como:

a) adquirir destrezas en la educación de los niños con el fin de manejar problemas típicos y difíciles relacionados con ellos;

b) promover el uso de métodos de control positivos hasta eliminar el castigo;

c) desarrollar estrategias para solucionar problemas en situaciones críticas y que sean operativas para la familia;

d) regular las respuestas violentas y el comportamiento impulsivo que lesionan a la familia, y

e) promover la interacción social de los miembros de la misma, reduciendo su aislamiento físico y psicológico del resto de la comunidad.

Fuente: SANTANA-TAVIRA,  ROSALINDA; SANCHEZ-AHEDO,  ROBERTO y  HERRERA-BASTO,  EMILIO. El maltrato infantil: un problema mundial. Salud pública Méx [online]. 1998, vol.40, n.1                    [cited 2012-01-23], pp. 58-65. Available from: <http://www.scielosp.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0036-36341998000100009&lng=en&nrm=iso&gt;. ISSN 0036-3634. http://dx.doi.org/10.1590/S0036-36341998000100009.

Si tienes alguna duda o deseas atender algún problema de esta índole, comunicate a Centro SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México

www.sepimex.com

Como explicar a los niños y a las niñas el divorcio de los padres

¿Qué es el divorcio?

Cuando los  padres, por determinadas circunstancias, deciden no continuar con la relación que alguna vez establecieron, y por lo tanto deciden separar sus vidas, conlleva un proceso de pérdida, tanto para padre y la madre como para el hij@.

¿Qué es una pérdida?

Es todo aquello (material, persona, mascota, etc.) de lo cuál nos desprendemos y decimos adiós; puede ser permanente o un simple hasta luego.

Existen diferentes tipos de pérdidas, entre las más comunes se encuentran:

  • Muerte por un ser querido
  • Ruptura de una relacion: noviazgo o divorcio
  • Pérdida de status: llegada de un nuevo herman@
  • Separación de los padres

Es escencial, explicar a los niñ@s que como todo proceso en la vida, el adaptarse a una pérdida lleva tiempo.

¿Cómo explicar a los niñ@s que los padres se divorcian?

Antes de seguir estos consejos debe tomar en cuenta que:la explicación más adecuada dependerá de la edad del menor (lenguaje, gestos y tono de voz) y de la cantidad de información que el ya ha visto y ha recibido del evento .

  • Explique a los niñ@s en palabras sencillas y siempre con la verdad: por más que parezca simple, no es sencillo para los esposos terminar con un matrimonio; a menudo suelen tratar de resolver sus problemas durante mucho tiempo antes de llegar a tomar esta desición, pero muchas veces no pueden solucionar sus problemas y llegan a la conclusión que el divorcio es la mejor solución.
  • Explique que es importante para los padres lo que el siente y piensa: muchos niñ@s tienen sentimientos encontrados respecto a este tema si saben que sus padres no se encuentran felices juntos; incluso algunos se sienten aliviados cuando los padres toman esta desición, sobre todo si sus padres se pelean constantemente.
  • Explicarles que  el hecho de que sus padres decidan divorciarse no significa que se ell@s también van a ser divividos y separados de un padre o del otro: algunos niños piensan que porque sus padres se están separando los van a dejar a ellos tambien. Por más de que sea cierto que los hijos de padres divorciados vivan con uno de los padres, el padre que no viva con ellos va a seguir siendo papá o mamá para siempre y eso no va a cambiar nunca.
  • Explicarles que los niñ@s no pueden causar el divorcio: hay muchas razones por las cuáles las personas se divorcian: quizás que hayan madurado diferente, quizás que el amor que una vez se tenían haya cambiado o quizás se peleaaban mucho y no podian llegar a un acuerdo. Cada pareja tiene sus razones pero cualquiera que sean las razones que tengan para divorciarse, una cosa es segura, los hijos no son causantes del divorcio. Muchos niñ@s piensan que ellos son los que provocaron que sus padres se divorcien. Piensan que si tan solo se hubiesen portado mejor o si hubiesen tenido mejores calificaciones, o ayudado más en la casa, el divorcio nunca hubiese sucedido. El divorcio es cuestión de los padres.
  • Explicarles que los niñ@s no pueden solucionar un divorcio: así como el divorcio no es por culpa de los niñ@s, el hecho de que los padres vuelvan a estar juntos no es una tarea que sea de los niñ@, por más que lo puedan llegar a pensar no funcionará y pueden salir lastimados. Algun@s niñ@s piensan que si se comportan como santoss, si les va bien en la escuela, o se portan mejor, sus padres talvéz vuelvan a estar juntos, pero esto no es así, solamente estarán felices y orgullosos de ellos. Hacer lo contrario tampoco funciona. El hecho de quese porten mal para que los padres tengan que juntarse a hablar no va a hacer que ellos vuelvan a estar juntos.

Leer más acerca del tema:

Los sentimientos de los niñ@s ante una pérdida 

Elaborado por:

Lic. Berenice Candia Ramírez

Terapeuta Infantil

SEPIMEX

¿Qué es el optimismo?

El optimismo es uno de los tópicos que mayor interés ha despertado entre los investigadores de la psicología positiva. Puede definirse como una característica disposicional de personalidad que media entre los acontecimientos externos y la interpretación personal de los mismos. Es la tendencia a esperar que el fuuturo depare resultados favorables. El optimismo es el valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia , descubriendo lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades junto con la ayuda que podemos recibir. 

La principal diferencia que existe entre una actitud optimista y su contraparte –el pesimismo- radica en el enfoque con que se aprecian las cosas: empeñarnos en descubrir inconvenientes y dificultades nos provoca apatía y desánimo. El optimismo supone hacer ese mismo esfuerzo para encontrar soluciones, ventajas y posibilidades.

En general, parece que las personas más optimistas tienden a tener mejor humor, a ser más perseverantes y existosos e, incluso, a tener mejor estado de salud física.De hecho, uno de los resultados más consistentes en la literatura científica es que aquellas personas que poseen altos niveles de optimismo y esperanza (ambos tienen que ver con la expectativa de resultados positivos en el futuro y con la creencia en la propia capacidad de alcanzar metas) tienden a salir fortalecidos y a encontrar beneficio en situaciones traumáticas y estresantes.

www.psicologia-positiva.com