PSICOLOGIA POSITIVA Y BIENESTAR EN LA INFANCIA

La felicidad a través de la psicología positiva

bienestar1

Si hay algo en común en  todos los seres humanos independientemente de la época, la cultura, la condición social,  e ideología, eso sería la felicidad. De acuerdo al Filosofo Bertrand Russel en su obra “La Conquista de la Felicidad” en donde nos plantea dos tipos de felicidad:

  1. La felicidad por tener salud y los alimentos por sobrevivir;
  2. La felicidad que depende de un sistema social

De acuerdo con Russel, obtenemos nuestra máxima felicidad al cubrir nuestras necesidades básicas satisfactoriamente.

Pero ¿qué pasa si ya cubrimos las básicas?, ¿acaso nos creamos unas nuevas?. ¿Quién podría llegar a ser más feliz, el hombre que tiene pocas necesidades, o el hombre que cubre muchas de las necesidades que tiene?.

Martin Seligman (2002) plantea que es importante estudiar de forma científica la felicidad  y el bienestar subjetivo, objetivo que en la actualidad realiza la “Psicología Positiva”, incluyendo principalmente aspectos como:

  • Las Emociones Positivas: como la alegría, la esperanza, la ilusión, el agradecimiento, etc., cuyo valor resulta fundamental para adaptarnos al ambiente y nos llevan a conectar con el primer tipo de felicidad, llamada “vida agradable” (pleasant life). Este tipo de felicidad es de corta duración y se logra, según Seligman, si conseguimos maximizar las emociones positivas y minimizando las negativas.

 bienestar2

  • Los Rasgos Positivos. Si queremos alcanzar una vida satisfactoria, es necesario conocer y desarrollar aquellos rasgos de personalidad que nos ayudan a ser mejores y más felices. Con el objetivo de reconocer y potenciar estos rasgos, se creó una clasificación de fortalezas y virtudes personales que se pueden identificar y promover para que las personas puedan alcanzar mayores niveles de bienestar. A través de estas fortalezas y virtudes llegamos al segundo tipo de felicidad, que se denomina “buena vida” (good life), la cual se desarrolla en cada uno cuando se disfruta haciendo algo en lo que se es bueno o se tiene talento

Ejemplo: Jugar al futbol; ser bueno en matemáticas e incluso solo en educación física; ser bueno para exponer o hacer maquetas; tener el gusto y disposición para cuidar a una mascota, etc.

bienestar4

bienestar3

 

 

 

 

 

  • Instituciones positivas. Las sociedades actuales deben aspirar a poseer un conjunto de instituciones positivas que apoyen, fomenten y validen las emociones positivas y las fortalezas personales, por ejemplo: la familia, la libertad de información, la educación, etc., y aquí es donde se encuentra el tercer tipo de felicidad, denominado “vida con sentido” (meaningful life), que implica sentirse parte de estas instituciones. Es la más duradera de las tres y se trata de encontrar aquello en lo que creemos y de poner todas nuestras fuerzas a su servicio.

Ejemplo: desde la necesidad básica de tener una familia o pertenecer a una hasta pertenecer a club de ciencias o ajedrez; asistir a clases de  ballet o pintura; estar en un equipo de futbol o natación, etc.

bienestar5

bienestar6

De esta manera Martin Seligman clasifica entonces cinco elementos imprescindibles para lograr el bienestar personal inventando el acrónimo PERMA para designarlos:

1) Emociones Positivas (Positive Emotions),

2)La sensación de compromiso con lo que se está haciendo (Engagement),

3)Las relaciones (Relationships),

4)Tener conciencia del significado o sentido de la vida (Meaning) y

5)La autorrealización (Accomplishment).

La felicidad no está solo en nuestras cabezas. Es una combinación de todos estos elementos”, asegura Seligman.

Seligman aporta además tres razones por las cuales es necesario incluir la felicidad en la educación (Seligman y otros, 2009):

  1. Mejora el incremento del nivel de felicidad en la población mundial.
  2. Disminuye los trastornos depresivos en edades tempranas.
  3. Al generar bienestar en las personas, mejora la forma en que se adquiere conocimiento, mejorando el aprendizaje.

 

 

La felicidad como una actitud.

bienestar7

De acuerdo a lo anterior, podemos considerar a la felicidad como: “una actitud interior del ser humano que se puede educar, pues implica un proceso de cambio y autodesarrollo personal”. Según Lyubomirsky, Sheldon y Schkade (2005) existen tres factores que determinan la felicidad:

1) El valor de referencia o la disposición a:  La felicidad depende en gran medida (50%) de aspectos biológicos, heredados genéticamente o dicho de otra forma, nuestra felicidad depende de nuestra herencia genética la cual no se puede modificar.

Esto sería como pensar que TODOS ya tenemos un 50% de posibilidades de ser felices lo demás depende de nosotros mismos.

2) Las Circunstancias. Las circunstancias externas como las características de nuestro entorno familiar, social, escolar, laboral; el nivel de ingresos económicos; la salud y todo aquello que va ocurriendo de forma inesperada en nuestra vida, constituyen sólo un 10% de nuestro bienestar.

bienestar8

Las circunstancias son hechos que no se pueden controlar y por ello son inesperados, afortunadamente esto solo es un pedacito del pastel completo. El bienestar no depende de las cosas que suceden o de cómo es que suceden; si no de como las percibimos, evaluamos y tomamos para nosotros mismos, ya que el tercer factor consiste en:

 3) Mostrar una Actividad Deliberada. Tiene un peso del 40%, o sea que una parte importante de nuestra felicidad depende de nosotros mismos. Depende de nuestro Yo, nuestras variables internas, de nuestra personalidad; de esto depende en gran medida nuestra felicidad. Por lo tanto tenemos la gran suerte de que estas variables se puedan trabajar para mejorar nuestra forma de pensar, sentir y actuar y así gozar de una vida mas placentera.

El bienestar en la infancia

Actualmenbienestar9te la infancia y su desarrollo se ha ido beneficiando con el descubrimiento y mejoras de modelos de bienestar en las distintas sociedades y culturas  del mundo. El modelo de bienestar no solo transforma la vida de los niños, socialmente hablando, es decir, cubriendo las necesidades básicas de todo ser humano que habita el planeta: alimentación, educación, una familia (entre los más importantes).

Consiste también en la importancia de identificar, promover y fortalecer recursos psicológicos en los niños/as como las emociones positivas,  que puedan actuar como factores protectores de la salud mental infantil.

 

¿Qué es la autorregulación emocional y para que sirve?

bienestar10

Aprender a manejar y autorregular los estados emocionales negativos como el estrés, la ansiedad, el enojo, etc. desde la infancia tiene un impacto positivo en:

  • La salud, el bienestar y la calidad de vida del niño/a
  • Le permite  a las exigencias cotidianas (perder en un juego; sacar malas notas; pelearse con un amigo/a; presenciar problemas familiares, etc.

En la infancia el desarrollo emocional se encuentra íntimamente ligado al desarrollo sociocognitivo del niño/a, que implica:

  1. Identificar y comprender el estado emocional (ejemplo: hoy me siento muy contento/a porque vamos a ir al parque; ayer me sentía muy triste/enojado/a porque perdí mi juguete favorito)
  2. Expresar las emociones (acordes con el tono de voz y expresión facial nos indica la emoción que sentimos)
  3. Comunicar las emociones

    bienestar11

Estos son requisitos indispensables para el entendimiento del niños/as con sus padres, maestros  y/o sus pares, amigos y compañeros. Además de esto es esencial la identificación y la comprensión del estado emocional propio y del otro para la construir vínculos,(Aspinwall, 1994).

 

Sabias que…bienestar12

Cuando experimentamos emociones positivas, estas nos estimulan a realizar actividades rutinarias de una mejor manera (ir a trabajar, a la escuela) así como y realizar acciones novedosas, creativas y originales (Fredrickson, 1998).Esto es muy favorable en el aprendizaje para los niños/as, ¿no crees?.

En los niño/as se considera que una emoción es positiva si:

  • La experiencias que tenemos son percibidas como placenteras.

Ejemplo: Hoy saliendo de la escuela me preocupe un poco porque llovía muchísimo y me moje mis zapatos nuevos. Aunque, por otro lado me la pase muy bien jugando y disfrutando de la lluvia con mis amigos.

  • Si amplia nuestro repertorio de pensamientos y/o acciones

Ejemplo: Me hace sentir más contento/a y relajado/a jugar y disfrutar con mis amigos/as que mojarme mis zapatos nuevos. Ese momento fue único y muy bonito.

  • Si a consecuencia de experimentar este tipo de emociones se construyen recursos personales que conllevan a un desarrollo funcional y positivo en los niños/as y un estado de bienestar lo cual se traduce en un indicador de salud mental, (Greco, 2006).

Ejemplo: La próxima vez que juegue en la lluvia no me preocupare tanto porque se que me voy a divertir mucho, me encanta.

 bienestar13

Algunas emociones positivas como la alegría, la felicidad, la serenidad y la satisfacción personal, surgen como consecuencia de vivir situaciones favorables, otras, como la esperanza y el alivio, son desencadenadas por condiciones vitales desfavorables y otras, como la simpatía y la gratitud son consecuencia de empatizar con las respuestas o reacciones de los demás (Lazarus, 2000).

El desarrollo de una serie de fortalezas, desde las edades más tempranas, implica la prevención de posibles trastornos emocionales, así como el crecimiento de personas con una visión positiva de la vida, promoviendo su satisfacción vital y las virtudes necesarias para ser una persona integrada dentro de una sociedad compuesta por instituciones positivas.

Referencias

  • Castro, S. A.(2010. Fundamentos de Psicología Positiva. Mëxico: Paidós.
  • Carr, A. (2007). Psicología positiva. La ciencia de la felicidad. Paidos Ibérica.
  • Vázquez, C. y Hervàs G.(2009). La ciencia del bienestar. Fundamentos de una Psicología positiva. Editorial Alianza.
  • Greco, Carolina. Las emociones positivas: su importancia en el marco de la promoción de la salud mental en la infancia. liber.,  Lima,  v. 16,  n. 1, enero  2010 Disponible en <http://www.scielo.org.pe/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1729-48272010000100009&lng=es&nrm=iso&gt;. accedido en  09  sept.  2013.

 

Elaborado por:

Lic. Berenice Candia Ramírez

Terapeuta Infantil

Servicios Psicológicos Integrales de México

berenice@sepimex.com.mx


 

El TDAH en los niñ@s: Importancia del entrenamiento a padres y maestros.

TDAH1

Los padres de los niñ@s con TDAH -Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad suelen experimentar dificultades en su labor en la crianza como: frustración, aislamiento social, e insatisfacción con su rol parental. De ahí la importancia de ayudarles a comprender y manejar el comportamiento de sus hij@s.

El temperamento de los niños con TDAH junto con el estrés de los padres determinan el estilo de disciplina que estos emplean. Este, regularmente tiende a ser impositivo y poco adecuado, provocado en gran medida por aspectos personales de los padres y por la características del trastorno, que supone una continua fuente de tensión en el ejercicio de su paternidad y maternidad.

TDAH2Uno de los principales motivos por los cuales el trabajo terapéutico debe extenderse al entrenamiento de los padres es que en ocasiones las familias reaccionan negativamente ante el diagnóstico del TDAH y sus comportamientos.

Los padres y/o familiares buscan encubrir y protegerse de la realidad desconociendo algunas veces la existencia del trastorno, evitando la asistencia a la consulta, demorándose para realizar el diagnóstico, o no confiando en el criterio de un profesional, tomando como alternativa cambiarlo, inhibiendo y obstaculizando el desarrollo del tratamiento.

TDAH3Los pensamientos generados por los padres ante el trastorno, los lleva muchas veces a convertirse en padres sobreprotectores incitando en el niño actitudes de minusvalía innecesarios o , por el contrario, utilizando elementos instigantes a manera de “controlar” inadecuadamente su conducta. De esta manera los padres no consideran que los comportamientos del niñ@ sean característicos del trastorno, sino una simple manifestación de pereza o mala voluntad.

Varios estudios señalan que las familias que tienen niñ@s con TDAH usan métodos de disciplina poco adecuados, aplicando estrategias más agresivas y autoritarias; los padres que tienen hij@s con TDAH emplean un tono de voz más serio y hacen comentarios más negativos sobre el comportamiento de sus hij@s, imponiendo límites a veces excesivamente estrictos, pero sin ofrecer explicaciones al respecto.

TDAH4Es por ello que los tratamientos funcionan en gran parte, en el momento en que los padres aceptan el diagnóstico y trabajan en pro de la salud mental de sus hij@s; de lo contrario se ha visto en la experiencia clínica, que de nada sirven los procesos psicoterapéuticos y/o farmacológicos, si no se trabaja o refuerza en la familia lo que se aprende en terapia.

La conclusión más relevante que se ha llevado a cabo a través de varios estudios, señala que existe un aumento entre el estrés que produce la crianza de niñ@s con TDAH y la práctica de técnicas de disciplina inadecuadas en la familia; fomentando la gravedad de los síntomas  del TDAH y la aparición de otros trastornos de la conducta.

TDAH5Lo anterior nos ilustra, desafortunadamente, la compleja influencia negativa que el TDAH tiene en el sistema familiar. En consecuencia a ello un buen tratamiento debe incluir un módulo de asesoramiento a padres como un componente fundamental.

Recientemente diversas investigaciones alrededor del tema coinciden en que entre los tratamientos psicosociales más efectivos para el manejo de los niñ@s con TDAH  incluyen el entrenamiento a los padres y profesores en modificación de conducta, ya que se ha visto que las intervenciones en el plano académico y la educación especial, son las intervenciones más prometedoras para estos niñ@s. Si a estas técnicas se les añadiera la terapia familiar, solución de problemas y habilidades de comunicación y además todo esto se realizara en un periodo amplio de tiempo, el pronóstico de estos niñ@s es significativamente exitoso.

TDAH6El entrenamiento a padres en el manejo de niñ@s con TDAH y su eficacia ha quedado demostrado en el Multimodal Treatment Study of ADHD (MTA), la investigación más importante sobre tratamiento del trastorno realizada hasta la fecha, donde se demostró que los niñ@s que mostraron cambios significativos en su conducta en la escuela y hogar fueron aquellos con padres que mostraron una participación y mejoría en las prácticas de disciplina negativa, inconsistente e ineficaz.

TDAH7Es importante señalar que, a pesar de que se han realizado investigaciones de intervenciones alternativas; en la actualidad los únicos tratamientos validados empíricamente para el TDAH son la medicación estimulante, la práctica del entrenamiento a padres y maestros, en técnicas de manejo cognitivo-conductual aunado al entrenamiento de los niñ@s hiperactivos en habilidades socioemocionales.

 

¿Qué elementos incluye el tratamiento?

TDAH8El programa de intervención incluye básicamente procedimientos de:

  • Modificación de conducta
  • Entrenamiento en estrategias cognitivas de autocontrol,
  • Resolución de problemas y control de la ira
  • Habilidades sociales y
  • Modificaciones académicas

¿Cuáles son las principales ventajas?

Los estudios que han empleado el entrenamiento a padres en técnicas de manejo conductual muestran una reducción en:TDAH9

  • Los síntomas de TDAH
  • Problemas de conducta
  • Dificultades con los deberes , tanto en casa como en la escuela
  • El estrés familiar, reportando una mejora en las habilidades de los padres en la crianza.

Así mismo el entrenamiento psico-educativo a maestros ha mostrado mejoras en:

  • La conducta centrada en la tarea,TDAH10
  • Conductas disruptivas y antisociales
  • Se observa una reducción de los síntomas centrales y algunos asociados (trastornos psicopatológicos y trastornos de ansiedad)
  • El rendimiento académico
  • Competencias sociales y el cumplimiento de normas.

De esta manera el entrenamiento de los padres en estrategias de modificación de conducta se evidencia de vital importancia, cada  vez que se ven reflejadas en el ambiente familiar las conductas problema, propias del trastorno. Se ha comprobado que los tratamientos aplicados por los padres en ambientes naturales(principalmente en casa o en lugares y momentos en los que la conducta se presenta) son los más efectivos.

TDAH11Más allá de brindar a los padres herramientas específicas para interactuar efectivamente con el niñ@, el principal objetivo es promover en ellos un cambio de actitud frente a las desventajas que el trastorno ocasiona. Este cambio contribuye a que tanto padres como maestros asuman el TDAH como una condición que puede manejarse y mejorar positivamente, siendo el desafío más importante, subsanar y preservar la salud psico-emocional y social del niñ@ y de su entorno (familiar-escolar).

Referencias:

  • Delgado, I.,  Rubiales, J., Etchepareborda, M., Bakker, L. y Zuluaga, J. (2012). Intervención Multimodal del TDAH: El papel coterapéutico de la familia. Revista Argentina de Clínica Psicológica (V2, 1, pp. 45-51). Argentina: Fundación Aiglé.
  • Jarque, F. S. (2012). Eficacia de las intervenciones con niños y adolescentes con Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). En Anuario de Psicología.(V42, 1, pp. 19-33). España: Facultad de psicología, Universidad de Barcelona.
  • Presentación, M., Pinto, V., Meliá, A. y Miranda, A. (2009).  Efectos sobre el contexto familiar de una intervención psicosocial compleja en niños con TDAH. En Escritos de Psicología – Psychological Writings. (V2, 3, pp.18-26). España: Universidad de Málaga.

Realizado por:

Lic. Berenice Candia R.

Terapeuta Infantil Cognitivo-Conductual

Centro SEPIMEX

Desarrollo de la autoestima y competencias sociales: educación emocional para l@s niñ@s

Autoestima 1Existe una interacción continua entre emociones, comportamientos y pensamientos de tal forma que se retroalimentan permanentemente: la emoción influye en el comportamiento y en el pensamiento; a la vez, el pensamiento influye en la forma de vivir la emoción y en la dirección del comportamiento.
Desde niñ@s, aprendemos, durante nuestro desarrollo a adquirir ciertas habilidades que nos permiten ser competitivos con el mundo que nos espera en el futuro, tanto en áreas educativas, laborales, como emocionales de nuestra vida. Nuestra vida social adulta y de pareja, esta determinada en gran medida por las competencias emocionales que adquirimos en la infancia.

Una competencia emocional consiste en un conjunto de habilidades, conocimientos y actitudes que nos permiten comprender, expresar y regular de forma apropiada nuestras emociones; lo que facilita una mejor adaptación a las circunstancias de la vida, así como los procesos de aprendizaje, las relaciones interpersonales, la resolución de problemas, etc.

La adecuada expresión y manejo de emociones están relacionados con problemas que ocurren muy frecuentemente en l@s niñ@s: berrinches, violencia escolar y de género, inseguridad para hablar en publico en clases, dificultad para hacer amigo(as), baja autoestima, Autoestima 2dificultad para trabajar en equipo, la falta de iniciativa o la carencia de un proyecto personal en la edad adulta.

La autoestima es un conjunto de pensamientos, percepciones y evaluaciones que hacemos de nosotros mismos. A la vez esta influenciada por las creencias que tenemos acerca de nuestras propias competencias y habilidades (autoconcepto), que se construyen a través de la interpretación de las experiencias propias y de los roles que desempeñamos en sociedad (autoimagen). Mediante este proceso de autoconocimiento, las emociones juegan un papel crucial en la construcción de estas percepciones, pensamientos y/o creencias acerca de nosotros mismos.

Autoestima 3Los niñ@s en su interacción con el medio recibirán tanto información positiva como negativa (triunfos o derrotas, buenas calificaciones o malas, buenas amistades o peleas con amigos), que mas tarde serán integradas a su auto concepto.

Las emociones regulan la manera en que esta información es integrada: si estamos tristes, enojados, ansiosos (con un estado de ánimo Autoestima 4particularmente negativo) solamente registraremos la información negativa de nuestras experiencias; de esta manera, desde la infancia, se comienzan a generar conflictos afectivos y/o emocionales que repercuten directamente en la autoestima y en la forma de relacionarnos con los demás, mermando nuestras habilidades sociales, estabilidad académica e incluso familiar.

cuadro autoestima¿Cómo puedo saber si mi hij@tiene baja autoestima?
Regularmente l@s niñ@s con baja autoestima comienzan a construir creencias erróneas con respecto a ellos mismos o a su desempeño en sociedad, y podrían hacer comentarios como: “siempre soy el/la últim@ que escogen en el equipo” (visión negativa de las cosas); “a mi me das menos dulces que a mi hermano”(se compara con los demás la mayoría del tiempo); “a mi compañera de clase su mamá siempre le compra cosas bonitas” (comparación social selectiva), etc.
En la manera en que los niñ@s desarrollen habilidades y competencias emocionales, mostraran una mayor confianza en si mismos, favoreciendo el éxito personal y profesional en su vida.

Autoestima 5

Las habilidades sociales se adquieren a través de la adecuada comunicación con los demás; es una competencia que se desarrolla mediante la convivencia escolar y familiar. Las competencias sociales están relacionadas con un adecuado ajuste psicosocial de l@s niñ@s: en el grupo de clase, en el grupo de amigos, y en una mejor adaptación académica. Una baja autoestima, rechazo o aislamiento social son consecuencias de no disponer de destrezas sociales adecuadas.

El carecer de habilidades sociales lleva a l@s niñ@s a emplear estrategias desadaptativas para resolver sus conflictos favoreciendo el comportamiento disruptivo y dificultando el aprendizaje, ya que los problemas de conducta, aparecen de primera instancia en el entorno escolar: insultar, pegar o molestar a sus compañer@s; responder de manera agresiva, etc.

Ahora sabemos que es muy importante prestar atención al aprendizaje de las capacidades emocionales que ayudan al desarrollo integral de los niños y las niñas, pues las competencias emocionales son entendidas hoy como competencias básicas para la vida.

En Centro SEPIMEX contamos con diferentes cursos para niños y niñas que permiten desarrollar una buena autoestima y competencias sociales.

Referencias:
– González Pienda, Julio A.; Núñez Pérez, J. Carlos; Glez. Pumariega, Soledad; García García, Marta S.. (1997). Autoconcepto, autoestima y aprendizaje escolar. Psicothema, 271-289.
– Garcia Rojas, Daniel (2010). Estudio sobre la asertividad y las habilidades sociales en el alumnado de Educación Social. XXI, Revista de Educación. Departamento de Educación de la Universidad de Huelva: España, 225-240.

Elaborado por:
Lic. Berenice Candia
Terapeuta Infantil Cognitivo-Conductual
berenice@sepimex.com.mx

Desarrollo de la autoestima y competencias sociales: educación emocional para l@s niñ@s.

Autoestima 1Existe una interacción continua entre emociones, comportamientos y pensamientos de tal forma que se retroalimentan permanentemente: la emoción influye en el comportamiento y en el pensamiento; a la vez, el pensamiento influye en la forma de vivir la emoción y en la dirección del comportamiento.
Desde niñ@s, aprendemos, durante nuestro desarrollo a adquirir ciertas habilidades que nos permiten ser competitivos con el mundo que nos espera en el futuro, tanto en áreas educativas, laborales, como emocionales de nuestra vida. Nuestra vida social adulta y de pareja, esta determinada en gran medida por las competencias emocionales que adquirimos en la infancia.

Una competencia emocional consiste en un conjunto de habilidades, conocimientos y actitudes que nos permiten comprender, expresar y regular de forma apropiada nuestras emociones; lo que facilita una mejor adaptación a las circunstancias de la vida, así como los procesos de aprendizaje, las relaciones interpersonales, la resolución de problemas, etc.

La adecuada expresión y manejo de emociones están relacionados con problemas que ocurren muy frecuentemente en l@s niñ@s: berrinches, violencia escolar y de género, inseguridad para hablar en publico en clases, dificultad para hacer amigo(as), baja autoestima, Autoestima 2dificultad para trabajar en equipo, la falta de iniciativa o la carencia de un proyecto personal en la edad adulta.

La autoestima es un conjunto de pensamientos, percepciones y evaluaciones que hacemos de nosotros mismos. A la vez esta influenciada por las creencias que tenemos acerca de nuestras propias competencias y habilidades (autoconcepto), que se construyen a través de la interpretación de las experiencias propias y de los roles que desempeñamos en sociedad (autoimagen). Mediante este proceso de autoconocimiento, las emociones juegan un papel crucial en la construcción de estas percepciones, pensamientos y/o creencias acerca de nosotros mismos.

Autoestima 3Los niñ@s en su interacción con el medio recibirán tanto información positiva como negativa (triunfos o derrotas, buenas calificaciones o malas, buenas amistades o peleas con amigos), que mas tarde serán integradas a su auto concepto.

Las emociones regulan la manera en que esta información es integrada: si estamos tristes, enojados, ansiosos (con un estado de ánimo Autoestima 4particularmente negativo) solamente registraremos la información negativa de nuestras experiencias; de esta manera, desde la infancia, se comienzan a generar conflictos afectivos y/o emocionales que repercuten directamente en la autoestima y en la forma de relacionarnos con los demás, mermando nuestras habilidades sociales, estabilidad académica e incluso familiar.

cuadro autoestima¿Cómo puedo saber si mi hij@tiene baja autoestima?
Regularmente l@s niñ@s con baja autoestima comienzan a construir creencias erróneas con respecto a ellos mismos o a su desempeño en sociedad, y podrían hacer comentarios como: “siempre soy el/la últim@ que escogen en el equipo” (visión negativa de las cosas); “a mi me das menos dulces que a mi hermano”(se compara con los demás la mayoría del tiempo); “a mi compañera de clase su mamá siempre le compra cosas bonitas” (comparación social selectiva), etc.
En la manera en que los niñ@s desarrollen habilidades y competencias emocionales, mostraran una mayor confianza en si mismos, favoreciendo el éxito personal y profesional en su vida.

Autoestima 5

Las habilidades sociales se adquieren a través de la adecuada comunicación con los demás; es una competencia que se desarrolla mediante la convivencia escolar y familiar. Las competencias sociales están relacionadas con un adecuado ajuste psicosocial de l@s niñ@s: en el grupo de clase, en el grupo de amigos, y en una mejor adaptación académica. Una baja autoestima, rechazo o aislamiento social son consecuencias de no disponer de destrezas sociales adecuadas.

El carecer de habilidades sociales lleva a l@s niñ@s a emplear estrategias desadaptativas para resolver sus conflictos favoreciendo el comportamiento disruptivo y dificultando el aprendizaje, ya que los problemas de conducta, aparecen de primera instancia en el entorno escolar: insultar, pegar o molestar a sus compañer@s; responder de manera agresiva, etc.

Ahora sabemos que es muy importante prestar atención al aprendizaje de las capacidades emocionales que ayudan al desarrollo integral de los niños y las niñas, pues las competencias emocionales son entendidas hoy como competencias básicas para la vida.

En Centro SEPIMEX contamos con diferentes cursos para niños y niñas que permiten desarrollar una buena autoestima y competencias sociales.

Taller Habilidades Sociales-Autoestima

Referencias:
– González Pienda, Julio A.; Núñez Pérez, J. Carlos; Glez. Pumariega, Soledad; García García, Marta S.. (1997). Autoconcepto, autoestima y aprendizaje escolar. Psicothema, 271-289.
– Garcia Rojas, Daniel (2010). Estudio sobre la asertividad y las habilidades sociales en el alumnado de Educación Social. XXI, Revista de Educación. Departamento de Educación de la Universidad de Huelva: España, 225-240.

Elaborado por:
Lic. Berenice Candia
Terapeuta Infantil Cognitivo-Conductual
berenice@sepimex.com.mx

Tratamiento del trastorno depresivo mayor en niñ@s y adolescentes

El trastorno depresivo mayor (TDM) en niñ@s y adolescentes es un trastorno común y discapacitante, a menudo recurrente, que persiste hasta la edad adulta y se ha asociado a disfunción familiar, social y escolar y a la conducta suicida.

El TDM en l@s adolescentes se caracteriza por la presencia de estado de ánimo bajo y/o irritabilidad la mayor parte del tiempo, acompañado de anhedonia, ideas de minusvalía y desesperanza; también afecta los hábitos de alimentación y del dormir.

Durante la etapa del diagnóstico y el inicio del tratamiento debe tomarse en cuenta que la familia, los compañeros y el entorno influyen de manera importante sobre la gravedad y la frecuencia de los episodios depresivos.

El tratamiento del TDM, como de otros padecimientos psiquiátricos de inicio en infancia y la adolescencia, debe ser integral y multimodal. La participación activa del niñ@, el/la adolescente y los familiares en la toma de decisiones para la implementación del tratamiento es fundamental para lograr un buen apego. Estudios recientes indican que 80% de los pacientes responden al tratamiento y 60% presentan remisión de los síntomas en los primeros seis meses.

Este tratamiento multimodal incluye:
– Tratamiento farmacológico
-La psicoeducación y la
– Terapia Cognitivo – Conductual (TCC )
son el tratamiento psicosocial de elección.

Los principales objetivos de la TCC incluyen: a) la reducción de la gravedad de los síntomas al mejorar la autoestima, b) aumentar la tolerancia a la frustración, c) aumentar la autonomía, d) incrementar la capacidad para disfrutar las actividades de la vida diaria y e) establecer buenas relaciones con los compañeros.

En el caso de los pacientes con ideas o conductas suicidas, el objetivo principal es controlar los síntomas que ponen en riesgo la vida o la integridad física del paciente y/o familiares. Los ensayos clínicos controlados han mostrado que la terapias cognitivo-conductual es eficacaz en el manejo de la depresión.

La terapia cognitivo-conductual (TCC) incluye el análisis cognitivo (reconocimiento de emociones, la relación de éstas con la conducta y el cambio de atribuciones cognitivas negativas) y las intervenciones conductuales (entrenamiento en habilidades sociales y la resolución de problemas), que se abordan a lo largo de 12 a 16 sesiones aproximadamente.

La eficacia y seguridad de un tratamiento farmacológico (antidepresivos) en este grupo de edad, así como el efecto de la psicoeducación y otras intervenciones psicológicas en el funcionamiento académico y social de l@s pacientes, son importantes en el tratamiento y seguimiento de los mismos para evitar las recaídas y complicaciones.

Fuente:
– Ulloa-Flores,R., Peña-Olvera, F., Nogales-Imaca,I. (2011) Tratamiento multimodal de niños y adolescentes con depresión. Salud Mental.34:403-407.

Elaborado por:

Berenice Candia

Terapeuta Infantil, Centro SEPIMEX (berenice@sepimex.com.mx)

PROMOCIÓN DEL BUEN TRATO Y PREVENCIÓN DEL MALTRATO INFANTIL

Hoy en dia existen servicios de Atención Primaria (AP) ante una situación de maltrato infantil. Estos servicios tienen un papel destacado en la prevención del maltrato infantil, al ser los únicos servicios comunitarios a los que las familias tienen un acceso generalizado, en un periodo de edad en el que el niño es especialmente vulnerable (menores de 5 años de edad).

Pediatras, psicólogos y enfermeras de AP, se encuentran en una posición favorable para detectar niños en situación de riesgo, colaborar en la intervención protectora de la población general y realizar actividades preventivas en niño considerado de riesgo. La prevención se va a desarrollar principalmente en menores de 5 años, ya que a partir de esta edad es fundamentalmente la escuela la que tiene un papel principal en la actuación en elmaltrato.

¿A quién esta dirigida la pervención primaria y cuál es su función?

Esta dirigida la población general con el objetivo de evitar la presencia de factores estresores o de riesgo y potenciar los factores protectores.

Principalmente realiza lo siguiente:

o Sensibilización y formación de profesionales de Atención Primaria en la detección y prevención del maltrato infantil.

o Intervenir en la preparación del parto o alumbramiento así como educación de cuidados básicos dle recién nacido, con la finalidad de incrementar las habilidades de los padres en el cuidado de los hijos, en las relaciones educativas y afectivas que se establecen en la relación padres-hijos.

o Intervenir en las “escuelas para padres” u otros centros comunitarios promoviendo valores de estima hacia la infancia, la mujer y la paternidad.

o Prevenir el embarazo no deseado, principalmente en mujeres jóvenes, mediante la educación sexual en centros escolares mediante el Programa Niño Sano (con controles de salud a los 11, 12 y 14 años realizando atención primaria) facilitando recursos de planificación familiar.

o Búsqueda sistemática de factores de riesgo y factores protectores, evaluando la calidad del vínculo afectivo padres-hijos, los cuidados al niño, presencia de síntomas que sugieren abandono o carencia afectiva, actitud de los padres frente al establecimiento de normas y limites: azotes, castigos o correcciones verbales desproporcionadas.

o Intervenir en las consultas con amabilidad y empatía cuando se observan prácticas de castigo corporal que se establecen inapropiadamente en la relación padres e hijos (nalgadas, sacudidas, amenazas, reprimenda con abuso psíquico, etc.), discutiendo métodos alternativos de disciplina, refuerzos positivos a la buena conducta del niño y estableciendo objetivos de reducción de experiencias de confrontación padres-hijo.

o Brindar información acerca de cada edad específica y los requerimientos del niño (alimentación, higiene, sueño, cólico del lactante, rabietas, control de esfínteres, etc.), reconocer la dificultad de cada nuevo periodo del desarrollo, brindando orientación práctica en cuanto al establecimiento de disciplina constructiva promoviendo la estimulación del niño y el crecimiento emocional estable.

o Identificar los puntos valiosos y positivos de los padres, alabar sus esfuerzos, reforzar la autoestima y la competencia.

En un nivel de Prevención secundaria, este se encuentra principalmente dirigido  a la poblaciónes en riesgo con el objetivo de reducir daños y atenuar los factores de riesgo presentes, potenciando los factores protectores.

Se recomienda lo siguiente :

o Reconocer situaciones de abandono o trato negligente en el niño, estableciendo estrategias contra el trato negligente concentrado en las necesidades básicas de los niños más que en las omisiones en la atención por los padres. Evaluar la situación de negligencia y consultar con Servicio de Protección al Menor.

o Reconocer situaciones de violencia doméstica o de abuso a la mujer como una medida efectiva de prevenir el maltrato infantil.

o Reconocer las conductas paternas de disciplina inapropiada (amenazas, reprimendas, sacudidas, etc.). Ofrecer métodos alternativos de disciplina y

reducción de experiencias de confrontación padres-hijos. Establecer con la familia tratamientos para  el “manejo del enfado y la ira”

o Conocer y ofrecer a las familias que lo precisen todos los recursos comunitarios de ayuda psicológica a adultos y niños, social, laboral o económica

¿Necesitas ayuda?

En centro SEPIMEX, contamos con el mejor sistema para poderte ayudar y hacer frente a esta enfermedad, acude con nosotros haciendo una cita al 56891419, nos encontramos en Av. Miguel Ángel de Quevedo 785, Del. Coyoacán, México, D.F.

Una aportación de:

Psicólogo Berenice Candia Ramírez, Terapeuta Infantil-Cognitivo Conductual de Centro SEPIMEX.

berenice@sepimex.com.mx

El Maltrato Infantil: un problema social

Actualmente vivimos inmersos en un ambiente lleno de violencia, situación de la que desafortunadamente no escapan los niños. El maltrato infantil ha llegado a ser un problema que se incrementa en forma alarmante. Aun cuando no se tienen cifras precisas de la magnitud del mismo, se infiere que su presencia es cada vez más evidente. Por esto es necesario difundir el conocimiento sobre este problema en todos los ámbitos, con la finalidad de prevenirlo, identificarlo e iniciar su abordaje terapéutico temprano, evitando de esta forma las consecuencias y los efectos tan intensos que tiene sobre el ser humano.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) propone la siguiente definición: “Todo acto u omisión encaminado a hacer daño aun sin esta intención pero que perjudique el desarrollo normal del menor”; mientras el El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) define a los niños maltratados como: “Los menores de edad que enfrentan y sufren ocasional o habitualmente, violencia física, emocional o ambas, ejecutadas por actos de acción u omisión, pero siempre en forma intencional, no accidental, por padres, tutores, custodios o personas responsables de ellos”.

En el transcurso de los años y gracias a distintas investigaciones se ha dividido  al maltrato en físico, emocional y psicológico. La mayoría de las personas desafortunadamente conoce más y ha escuchado hablar acerca del físico, pero, ¿que hay del emocional y el psicológico?

El maltrato emocional se venido definido como una respuesta emocional inapropiada y repetitiva ante las expresiónes de emoción del niño y de su conducta, provocando un dolor emocional en ellos (ej. miedo, humillación, ansiedad, desesperación, etc.). Esto inhibe la espontaneidad de sentimientos positivos, provocando un deterioro de la habilidad para percibir, comprender, modular  y expresar apropiadamente las emociones, produciendo consecuencias graves en su desarrollo y en su entorno social y su relación con este.

Mientras que el maltrato psicológico se entiende como aquellas conductas persistentes e  inapropiadas (ej. violencia doméstica, insultos, actitud impredecible, mentiras, decepciones, explotación, maltrato sexual, negligencia y otras) que dañan o reducen el potencial creativo en las personas, asi como el desarrollo de facultades y procesos mentales del niño (inteligencia, memoria, reconocimiento, percepción, atención, imaginación y moral). En consecuencia este tipo de maltrato  imposibilita al niño a entender y manejar su medio ambiente, lo confunde y/o atemoriza haciéndolo más vulnerable e inseguro afectando su educación, bienestar general y vida social.

Existe una estrecha relación entre los diferentes tipos de maltrato y el desarrollo biopsicosocial del niño -como ya hemos visto- provocando principlamente: problemas escolares, tanto en el plano cognitivo como en el de la interacción social, alteraciones de la conducta manifestadas por agresión y retraimiento. Además de lo anterior el maltrato infantil también ha sido relacionado a: el consumo de sustancias tóxicas; delincuencia; criminalidad; suicidios, aspecto que también ha cobrado una mayor relevancia actualmente entre los niños y jovenes desde los 10 hasta los 18-19 años de edad; y el abuso sexual, que se ha  asociado a  problemas psicosomáticos,  alteraciones diversas del comportamiento sexual en personas que tienen antecedentes de abuso sexual en la niñez e incluso desarrollar trastornos de la personalidad más severos.

Es por ello que se debe apoyar al tratamiento de este que se ha convertido ya en un problema de indole social. Pensemos que se requiere de un tratamiento integral no sólo de la víctima sino también de su agresor y de la familia, para lo cual es necesario un equipo multidisciplinario que se encargue de esta problemática y aborde los aspectos biológicos, psicológicos y legales pertinentes.

La terapia está dirigida principalmente a reconocer el problema y establecer una adecuada comunicación entre los integrantes de la familia; para después modificar patrones de conducta de los padres sustituyendo practicas violentas de crianza por métodos positivos más efectivos y afectivos. Generalmente se propone como meta principal restablecer la integridad y el funcionamiento afectivo intrafamiliar, con objetivos como:

a) adquirir destrezas en la educación de los niños con el fin de manejar problemas típicos y difíciles relacionados con ellos;

b) promover el uso de métodos de control positivos hasta eliminar el castigo;

c) desarrollar estrategias para solucionar problemas en situaciones críticas y que sean operativas para la familia;

d) regular las respuestas violentas y el comportamiento impulsivo que lesionan a la familia, y

e) promover la interacción social de los miembros de la misma, reduciendo su aislamiento físico y psicológico del resto de la comunidad.

Fuente: SANTANA-TAVIRA,  ROSALINDA; SANCHEZ-AHEDO,  ROBERTO y  HERRERA-BASTO,  EMILIO. El maltrato infantil: un problema mundial. Salud pública Méx [online]. 1998, vol.40, n.1                    [cited 2012-01-23], pp. 58-65. Available from: <http://www.scielosp.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0036-36341998000100009&lng=en&nrm=iso&gt;. ISSN 0036-3634. http://dx.doi.org/10.1590/S0036-36341998000100009.

Si tienes alguna duda o deseas atender algún problema de esta índole, comunicate a Centro SEPIMEX

Servicios Psicológicos Integrales de México

www.sepimex.com

Los sentimientos de los niños ante una pérdida

Recapítulando…Tipos de pérdida

La pérdida física real de una persona es la pérdida principal que experimenta el niñ@. El significado de la persona para el niñ@ se sentirá en innumerables formas en toda su vida. Sin embargo, la muerte significa más que la pérdida de la presencia física de la persona. Las pérdidas secundarias o los cambios afectan al niñ@ de formas significativas. Entre ellas se incluyen:

  • Pérdida y cambio de su ser. Las personas se definen de muchas formas diferentes. La identidad, la seguridad en sí mismo, el sentido y la comprensión de la salud física, la personalidad y la función en la familia pueden cambiar a una persona con la muerte de alguien.
  • Pérdida y cambio de seguridad. El sentido de la seguridad emocional y física a menudo se ve convulsionado. Además, puede venir acompañado de un cambio en la seguridad financiera y el estilo de vida que se pueden sumar a los aspectos de la vida afectados por la pérdida.
  • Pérdida y cambio de significado. Es frecuente una reestructuración y reevaluación de las metas y los sueños de la vida. Además, l@s niñ@s y los adolescentes pueden reconsiderar y cuestionar su fe e incluso el deseo de vivir y la capacidad de recobrar la alegría.

Factores que afectan la adaptación a corto y a largo plazo de un niñ@ ante un divorcio

Una variedad de factores afectan la adaptación del niñ@ ante una pérdida . Entre ellos se incluyen:

    • Funcionamiento físico y emocional de los padres . Los niñ@s reaccionan ante la respuesta de los padres. Si el dolor y la tristeza, enojo y rabia abruman al padre o la madre, el niñ@ puede asustarse ante tanta emoción intensa. Del mismo modo, un padre o madre que niega el suceso puede confundir o limitar la propia expresión de tristeza del niñ@. Además, el niñ@ puede verse afectado por la disponibilidad física o emocional del padre o de la madre.
    • Características demográficas del niñ@ y de la familia, como la edad y la condición socioeconómica. La capacidad de los niñ@s para comprender el significado absoluto de una separación se ve limitada por la edad y la comprensión cognitiva del mismo suceso. Las familias también pueden verse más o menos limitadas en su capacidad de acceder a ayuda para las necesidades inmediatas y a largo plazo.
    • Personalidad y temperamento del niñ@. Los niñ@s tienen sus propios estilos individuales de funcionamiento y de enfrentar situaciones adversas, y en un momento de crisis, se pueden exagerar ciertas características y se puede apelar a ciertos recursos. Un niñ@ precavido o ansioso puede ser más temeroso durante un tiempo y un niño práctico puede comenzar rápidamente a restablecer una rutina.
    • Factores de riesgo preexistentes como enfermedad mental anterior o problemas sociales o de aprendizaje. A los niñ@s con otros problemas puede costarles más sobrellevar una separaciónn de sus padres, que a otros. Pueden tener más dificultad en entender o manejar los cambios de su vida o pueden tener menos habilidades sociales o relaciones sociales tensas con los pares, lo que les dificulta aprovechar las amistades que pueden servir de apoyo.
    • Estructura, funcionamiento y relación familiar. Todas las familias tienen un estilo particular para funcionar y relacionarse. Las que tienen un sistema abierto de comunicación y una cultura sólida ofrecerán apoyo y seguridad para los niñ@s. Las relaciones tensas, las peleas, los resentimientos o los conflictos existentes pueden interferir en la capacidad de la familia para unirse.
    • Calidad de la relación anterior. El tipo de relación compartida entre dos personas (especialmente del niñ@ con el padre o madre que se va)antes de la separación, afecta la forma en que se siente la pérdida y la recuperación emocional, los niñ@s pueden sentir la pérdida de un padre/madre cuando este se va , pero también pueden sentir arrepentimiento y culpa. Del mismo modo, un adolescente rebelde puede sentirse culpable por las palabras crueles que le dijo al padre o la madre en un momento de ira.

Respuestas: esperadas y expresadas por los niñ@s

Esperamos ciertas reacciones de los niñ@s cuando se enfrentan ante una separación de los padres y/o ante una pérdida en general. Su miedo, rabia, tristeza y culpa se relacionan con lo siguiente:

    • Capacidad para entender la situación(edad)
    • Preocupación por el bienestar físico y emocional de los demás
    • Deseo de proteger a los hermanos o a la familia (padre o madre con quien se quedó)
    • Reacciones ante los cambios de la vida en el hogar (horarios y rutinas)
    • Cambios en los roles y las expectativas
    • Sentimientos de ser diferente, estar solo o aislado
    • Sentido de injusticia
    • Preocupación por que lo cuiden y por el futuro

    Los niños expresan su dolor a través de lo siguiente:

  • Comportamiento
  • Emociones
  • Reacciones físicas
  • Pensamientos

Hay algunas formas previsibles con las que los niñ@s entienden y responden las pérdidas en diferentes edades.

¿Qué sucede  con los niñ@s pequeños?: Antes de los 3 años
Los niñ@s muy pequeños tienen poca comprensión de la causa una separación o pérdida, como la creencia de que las hojas se pueden levantar y volver a colocar en los árboles. Probablemente reaccionen ante la separación de una persona importante y ante los cambios en su mundo inmediato. Los niñ@s pequeños son curiosos por el lugar adonde van las cosas y les encantan los juegos de esconderse y reaparecer. Su angustia ante los cambios en su entorno después de una pérdida se manifiesta a través de lo siguiente:

  • Llanto
  • Búsqueda
  • Cambio en los hábitos de sueño y alimentación

Niñ¿@s en edad preescolar: de 3 a 5 años emocion
Con el lenguaje y el aprendizaje aparece el interés por el mundo y los niñ@s de esta edad tienen muchas preguntas, que a menudo repiten. Tratan de usar la información recientemente adquirida. Se concentran en los detalles del suceso, además tienden a personalizar la experiencia, tal vez percibiendo incorrectamente que la causa proviene de ellos. Para los niñ@s, el no ver a alguién tan frecuentemente como se le veía puede significar vivir bajo circunstancias diferentes. Aun cuando el niñ@ haya visto que se va esa persona pueden preocuparse por si esta  pasará hambre o frío, en donde vivirá o que comerá. Los niñ@s de esta edad tienen capacidad para estar tristes, enojados, temerosos o preocupados, y comunican estos sentimientos a través de lo siguiente:

  • Berrinches y peleas
  • Llanto
  • Apego
  • Regresión a comportamientos anteriores (como pesadillas, orinarse en la cama, chuparse el dedo)
  • Miedos de separación
  • Pensamiento mágico de que la persona puede reaparecer
  • Actuar y hablar como si la persona todavía  siguierá con el ritmo de vida normal que llevaba

Niñ@s en los primeros años de la escuela: de 6 a 9 años
Los niñ@s de esta edad tienen el vocabulario y la capacidad de comprender conceptos simples relacionados con gérmenes y enfermedades. Existe una fascinación por los detalles concretos como forma de organizar la información. Tienen un sentido de la importancia y de los factores que contribuyen a la salud y la seguridad personal. Aun así, sus emociones y la comprensión pueden ser incongruentes. Por lo tanto, vemos sus creencias menos sofisticadas como creer en el poder de que sus propios pensamientos pueden provocar cosas malas. Algunas veces imaginan y personifican el suceso, suponiendo que alguién provoco el conflicto y la separación: otra apareja o relación del padre/madre. Probablemente manifiesten lo siguiente:

    • Ira
    • Negación
    • Irritabilidad
    • Autorreproche
    • Fluctuaciones en el estado de ánimo
    • Retraimiento
    • Comportamientos anteriores
    • Problemas en la escuela como evasión, dificultad académica, falta de concentración

Niñ@s en los años medios de la escuela: De 9 a 12 años

A los 9 o 10 años, los niñ@s han adquirido una comprensión madura de una pérdida. De manera general saben que: (1) será  un estado permanente; (2) no se puede revertir;  en el caso de una muerte además lo anterior, los niñ@s también saben que:  una vez que te mueres el cuerpo ya no puede funcionar; les sucederá a todos en algún momento; les sucederá a ellos. Esta comprensión adulta puede estar acompañada de respuestas adultas como tener un sentido de responsabilidad, sentirse diferentes, proteger a otras personas que se han visto afectadas, pensar que ciertas emociones son infantiles o que deben aparentar estar bien. Las reacciones más comunes son las siguientes:

 

  • Llanto
  • Agresión
  • Nostalgia
  • Resentimiento
  • Aislamiento, retraimiento
  • Trastornos del sueño
  • Represión de emociones
  • Preocupación por la salud física
  • Problemas o disminución del rendimiento académico

Elaborado por:

Lic. Berenice Candia Ramírez

Terapeuta Infantil

SEPIMEX

Como explicar a los niños y a las niñas el divorcio de los padres

¿Qué es el divorcio?

Cuando los  padres, por determinadas circunstancias, deciden no continuar con la relación que alguna vez establecieron, y por lo tanto deciden separar sus vidas, conlleva un proceso de pérdida, tanto para padre y la madre como para el hij@.

¿Qué es una pérdida?

Es todo aquello (material, persona, mascota, etc.) de lo cuál nos desprendemos y decimos adiós; puede ser permanente o un simple hasta luego.

Existen diferentes tipos de pérdidas, entre las más comunes se encuentran:

  • Muerte por un ser querido
  • Ruptura de una relacion: noviazgo o divorcio
  • Pérdida de status: llegada de un nuevo herman@
  • Separación de los padres

Es escencial, explicar a los niñ@s que como todo proceso en la vida, el adaptarse a una pérdida lleva tiempo.

¿Cómo explicar a los niñ@s que los padres se divorcian?

Antes de seguir estos consejos debe tomar en cuenta que:la explicación más adecuada dependerá de la edad del menor (lenguaje, gestos y tono de voz) y de la cantidad de información que el ya ha visto y ha recibido del evento .

  • Explique a los niñ@s en palabras sencillas y siempre con la verdad: por más que parezca simple, no es sencillo para los esposos terminar con un matrimonio; a menudo suelen tratar de resolver sus problemas durante mucho tiempo antes de llegar a tomar esta desición, pero muchas veces no pueden solucionar sus problemas y llegan a la conclusión que el divorcio es la mejor solución.
  • Explique que es importante para los padres lo que el siente y piensa: muchos niñ@s tienen sentimientos encontrados respecto a este tema si saben que sus padres no se encuentran felices juntos; incluso algunos se sienten aliviados cuando los padres toman esta desición, sobre todo si sus padres se pelean constantemente.
  • Explicarles que  el hecho de que sus padres decidan divorciarse no significa que se ell@s también van a ser divividos y separados de un padre o del otro: algunos niños piensan que porque sus padres se están separando los van a dejar a ellos tambien. Por más de que sea cierto que los hijos de padres divorciados vivan con uno de los padres, el padre que no viva con ellos va a seguir siendo papá o mamá para siempre y eso no va a cambiar nunca.
  • Explicarles que los niñ@s no pueden causar el divorcio: hay muchas razones por las cuáles las personas se divorcian: quizás que hayan madurado diferente, quizás que el amor que una vez se tenían haya cambiado o quizás se peleaaban mucho y no podian llegar a un acuerdo. Cada pareja tiene sus razones pero cualquiera que sean las razones que tengan para divorciarse, una cosa es segura, los hijos no son causantes del divorcio. Muchos niñ@s piensan que ellos son los que provocaron que sus padres se divorcien. Piensan que si tan solo se hubiesen portado mejor o si hubiesen tenido mejores calificaciones, o ayudado más en la casa, el divorcio nunca hubiese sucedido. El divorcio es cuestión de los padres.
  • Explicarles que los niñ@s no pueden solucionar un divorcio: así como el divorcio no es por culpa de los niñ@s, el hecho de que los padres vuelvan a estar juntos no es una tarea que sea de los niñ@, por más que lo puedan llegar a pensar no funcionará y pueden salir lastimados. Algun@s niñ@s piensan que si se comportan como santoss, si les va bien en la escuela, o se portan mejor, sus padres talvéz vuelvan a estar juntos, pero esto no es así, solamente estarán felices y orgullosos de ellos. Hacer lo contrario tampoco funciona. El hecho de quese porten mal para que los padres tengan que juntarse a hablar no va a hacer que ellos vuelvan a estar juntos.

Leer más acerca del tema:

Los sentimientos de los niñ@s ante una pérdida 

Elaborado por:

Lic. Berenice Candia Ramírez

Terapeuta Infantil

SEPIMEX

¿Qué es el optimismo?

El optimismo es uno de los tópicos que mayor interés ha despertado entre los investigadores de la psicología positiva. Puede definirse como una característica disposicional de personalidad que media entre los acontecimientos externos y la interpretación personal de los mismos. Es la tendencia a esperar que el fuuturo depare resultados favorables. El optimismo es el valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia , descubriendo lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades junto con la ayuda que podemos recibir. 

La principal diferencia que existe entre una actitud optimista y su contraparte –el pesimismo- radica en el enfoque con que se aprecian las cosas: empeñarnos en descubrir inconvenientes y dificultades nos provoca apatía y desánimo. El optimismo supone hacer ese mismo esfuerzo para encontrar soluciones, ventajas y posibilidades.

En general, parece que las personas más optimistas tienden a tener mejor humor, a ser más perseverantes y existosos e, incluso, a tener mejor estado de salud física.De hecho, uno de los resultados más consistentes en la literatura científica es que aquellas personas que poseen altos niveles de optimismo y esperanza (ambos tienen que ver con la expectativa de resultados positivos en el futuro y con la creencia en la propia capacidad de alcanzar metas) tienden a salir fortalecidos y a encontrar beneficio en situaciones traumáticas y estresantes.

www.psicologia-positiva.com